Meditación contemplativa con una vela

Hoy queremos compartirte una técnica de meditación contemplativa que puedes hacer en casa. Para practicarla necesitas: un lugar tranquilo y silencioso, una vela y 10 minutos.

  1. Siéntate en postura de meditación o en una silla y pon una alarma para limitar el tiempo de tu meditación.
  2. Coloca la vela en un lugar cómodamente visible.
  3. Cierra los ojos durante algunos minutos y relaja tu cuerpo y tu respiración.
  4. Cuando te sientas perparad@, abre los ojos y observa el objeto que tienes enfrente (elementos que lo componen, colores, luces y sombras, etc) No interpretes, simplemente observa.
  5. Lleva tu mirada ahora a la llama de la vela y mantenla fija allí. Cuando sientas que te pican los ojos o que tu vista se cansa, ciérralos, respira profundo y descansa y retoma el ejercicio. Haz esto durante 5-7 minutos.
  6. Cierra los ojos y observa si aparece alguna imagen en tu pantalla mental. Mantente observando y respirando profundo los siguientes minutos hasta completar el tiempo de tu meditación.

Es probable que en las primeras sesiones aparezcan miles de pensamientos e imágenes en tu mente, esto es normal. SImplemente déjalos pasar y continúa con tu práctica.

Al igual que cualquier tipo de meditación, es muy importante la perseverancia y la paciencia. No te desanimes y verás cómo vas descubriendo los grandes beneficios de la meditación.

Dejar un comentario